B.F Skinner, el padre del análisis de la conducta verbal

Los analistas de conducta y, más específicamente, los que nos especializamos en conducta verbal, consideramos a B.F. Skinner como el padre de nuestra rama. Skinner nació en Pensilvania en 1904 y murió en el estado de Massachusetts en 1990. Durante estos 86 años se desarrolló el germen de lo que denominamos enfoque funcional del lenguaje. Desde muy joven Skinner intentó desarrollar sus habilidades artísticas sin mucho éxito. Alguien le dijo una vez que la ciencia era el arte del siglo XX y parece que esto motivo sus esfuerzos. Skinner se inicia en las lecturas de Watson y Paulov y empieza a perfilarse su objeto de interés y estudio. En su viaje de juventud bohemia a Europa leía Paulov durante el día y se iba de juerga durante la noche, como él decía, un emparejamiento de estímulos que hasta el mismo Paulov aprobaría. Sobre 1934 comienza su interés en el lenguaje y traza el primer esquema de su libro sobre conducta verbal al día siguiente de una cena con Whitehead donde Whitehead le desafía diciéndole qué podía hacer el conductismo con el lenguaje. Por cierto, mil gracias Whitehead por la provocación. Skinner ha sido un gran “profeta” incluso con sus propios trabajos. Cuando su trabajo, “Conducta verbal” ya estaba avanzado decía de su propio libro: “El libro va a ser bueno. Tengo la plena seguridad. Los lingüistas se mofarán de él y los psicólogos no van a leérselo. Pero el libro es bueno”. Creo que esta es una sensación que todos los analistas de conducta sentimos en muchas situaciones cuando exponemos nuestros trabajos. No falló ni una coma en este planteamiento como en muchísimos otros planteamientos teóricos que posteriormente se pusieron bajo examen empírico. Si queréis aproximaros más a este genio os recomiendo el siguiente artículo “In Memoriam” de Marino Pérez donde narra, con su envidiada dialéctica, todas sus principales aportaciones y todas estas anécdotas que ofrecieron las contingencias necesarias para que Burrhus Frederic fuera Skinner.